Objetivos para aprender inglés

Cuando se comienza a estudiar inglés, siempre hay quien da su opinión sobre cómo hacerlo. Algunos dicen que se debe estudiar mucho tiempo, otros que en poco tiempo se logra, que se debe tomar un curso avanzado o que empezar de cero es lo mejor; pero en realidad, ninguno de estos consejos se adaptan a todos los casos, porque hay que tener en cuenta situaciones emocionales que afectan a cada uno de forma diferente, tales como el pensamiento y la actitud.

El idioma inglés es una forma de vida, no un curso de seis meses, ni de un año ni de dos. Cuando el pensamiento es que no se puede, o que es muy difícil y no se logrará, pero además se experimentan falta de deseos de estudiar, miedo de hacer el ridículo ante los demás, bloqueo total a la hora de hablar, frustración por no alcanzar las metas y la sensación de ineptitud para hablar un idioma, se pueden utilizar las herramientas correctas a continuación:

Cada vez que se piense que hablar inglés requiere un curso a largo plazo es mejor pensar en que sería agradable estar un buen tiempo estudiando, visualizar un camino largo que formará parte de la vida y además deberá verse como un trabajo placentero que traerá beneficios como sería conseguir un mejor empleo, realizar un buen negocio y disfrutar de otras culturas en el extranjero sin tener que lidiar con las barreras del idioma.

Esto se consigue con metas a corto plazo que se cumplan gradualmente, por tanto habrá que olvidarse de metas como hablar inglés en un plazo determinado. Sí, se hablará bien inglés pero en el momento requerido. Hay que ponerse metas cortas, concretas y alcanzables como por ejemplo proponerse entender cuando le hablan en inglés de 5% a 10% en 3 o 6 meses. Esto puede lograrse con buscar un audio en inglés y oírlo varias veces y anotar el porcentaje de comprensión, guardarlo y, a los tres meses, escucharlo nuevamente, anotar el porcentaje de comprensión y luego comprobar cuánto se ha aumentado en esos tres meses.

Para mejorar el aprendizaje en la conversación es recomendable estudiar tres verbos irregulares en una semana, saber conjugarlos y utilizarlos en una exposición al profesor para mejorar el acento. Todo esto se logra con la ayuda de un profesional, por lo que se necesita matricularse en un curso de inglés a domicilio como mejor forma de atención especializada. Los cursos a domicilio se pueden hacer en casa o en las empresas, según las necesidades, siempre y cuando se trate de lugar tranquilo y se tengan todos los materiales a mano.

Fuente Imagen: Carmen Martín, disponible bajo licencia Atribución 2.0 Generica (CC BY 2.0), disponible en http://www.flickr.com/photos/carmen05/110236026/

About the Author

Leave a Reply 0 comments

Leave a Reply: