¿La edad es impedimento para aprender un idioma?

El único impedimento que una persona puede tener para aprender o emprender cualquier actividad es su propia voluntad. Aquello que llaman “ganas”, “empuje” y “convicción” son los factores claves para iniciar un nuevo proyecto. Aprender un idioma no es la excepción, por tanto, la edad no es, ni será, un impedimento de ningún modo.

Es cierto, que existen condiciones óptimas para encarar el estudio de un lenguaje, y quizás en esto la edad temprana es el momento más oportuno. Pero bien, esto no quiere decir que con esfuerzo y dedicación no se podrá alcanzar la meta trazada.

Aquí algunos tips para tener en cuenta a la hora de comenzar a estudiar un idioma:

Establecer metas claras. Lo primero que debería plantearse es qué se quiere alcanzar con este nuevo proyecto. Estudiar un idioma puede servir para muchos objetivos diferentes, sobre todo teniendo en cuenta las distintas etapas de la vida. Algunas pueden estudiar por un viaje, para comunicarse con algunas personas, como un pasatiempo, una necesidad o exigencia laboral, o bien porque quiere convertirse en una persona bilingüe.

Dar el primer paso. En cualquier actividad que se inicie es fundamental estar decidido, y con esto, dar el primer paso. Dejando de lado los prejuicios sobre la edad y luego encarándolo de a poco, es posible ir alcanzando las metas fijadas. Es importante no llenarse de información, ansiedad y tareas de inmediato. Es útil hacer el trabajo paulatino y,  sobre todo, diagramarlo de una manera que sea factible de lograr los objetivos. Paciencia y adaptar el estudio a su edad es vital.

Buscar ayuda. Es importante pensar un método de estudio que sea compatible con las necesidades, intereses acorde a su edad, flexible y acorde a los tiempos personales. Si es una persona que pasa mucho tiempo fuera de su casa por sus obligaciones laborales, pensar en un profesor a domicilio podría ser una opción perfecta. Los beneficios de este tipo de estudio son muchas: adaptación del estudio a su ritmo, flexibilidad horaria, personalización del programa y, más que nada, ganar tiempo personal.

Dejar atrás los miedos. No hay limitaciones, todo se puede alcanzar. Y esto incluye el tema de la edad. Es posible que el inicio de una nueva actividad, como el estudio de un nuevo idioma, pueda generar un poco de miedo al enfrentar nuevas situaciones y conocimientos. ¿Podré alcanzarlo? ¿será este idioma para mi? ¿hablaré en algún momento con fluidez esta nueva lengua? Éstas pueden ser algunas de las primeras dudas o miedos que pueden surgir pero no hay que dejarse llevar por estas sensaciones emocionales.

Pues bien, ha quedado claro que la edad no es ningún impedimento para aprender un idioma. Sí puede serlo la falta de motivación, esfuerzo o dedicación. Quizás no buscar la contención y el apoyo necesario para el estudio también pueden ser factores que dinamiten la meta propuesta.

Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de 40+ English and Culture por Shane Global, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/shaneglobal/8138051518/

About the Author

>